Un generador portátil puede ofrecer energía eléctrica en caso de emergencia a una casa cuando la fuente de energía principal, sobre todo la red eléctrica, deja de funcionar. No es necesario que abastezca a todas las estancias de la casa, sino simplemente a los servicios de primera necesidad como la luz, televisión, refrigerador, etc. Las cocinas, aires acondicionados y secadoras entre otros requieren demasiada energía para poder funcionar con un generador portátil normal.

Determina qué electrodomésticos de los que tienes en casa necesitas obligatoriamente. Un generador impulsado por gasolina con un radio de energía de unos 3500W será suficiente para la luz, televisión, ventiladores y una nevera o congelador. El radio de energía suele estar escrito en el cuerpo del generador y es la potencia que la planta de luz puede enviar continuamente durante una media de 12 horas con un único suministro de combustible.

Haz una lista con los electrodomésticos y dispositivos eléctricos que piensas usar y luego mira su voltaje o energía necesaria. Un microondas normal, por ejemplo, usa 1500 vatios, mientras que un circuito de luces completo con bombillas CFC necesita únicamente 150 vatios. Las neveras consumen alrededor de 1200-1500 vatios, pero tienen un compresor que incrementa momentáneamente el voltaje cuando arranca. Las televisiones utilizan menos de 1000 vatios dependiendo del tipo y tamaño, un ventilador para una habitación pequeña consume aproximadamente 500 vatios, etc.


Generadores de Luz



Elige el sistema de cableado. Ponte en contacto con la compañía eléctrica para averiguar cuáles son los requeridos en tu área. No consultes estas cosas en Internet, hay mucha gente que no está cualificada para ofrecer asesoramiento en este aspecto y las leyes varían considerablemente entre estados e incluso ciudades.

Una instalación segura requiere que tengas varios espacios adicionales en tu caja de fusibles o que instales una nueva (que puede hacerlo un profesional). También es un requisito indispensable que tengas un kit de conexión que esté aprobado por el fabricante de tu caja de fusibles (debe estar hecho por la misma empresa).

Considera obtener un interruptor de transferencia manual. Es una pieza de equipamiento ligeramente más cara que necesitará de una instalación profesional. En cualquier caso, es la única opción que está garantizado que es legal y la más segura. Esto evitará que pueda electrocutarse alguien accidentalmente, o incluso tú mismo.

Instala un receptáculo para la conexión de entrada. Este se colocará en el exterior de la casa y tendrá un conector macho (puntas que sobresalen en vez de dos agujeros). Se conectará a cualquier panel de sistema que tengas instalado dentro de tu casa. Es posible que tu hogar ya tenga uno instalado ya que son muy comunes. En caso contrario, la instalación tendrá que hacerla un profesional, tanto por tu seguridad como para asegurarte de que el sistema cumple las medidas de seguridad. Si la instalación no la lleva a cabo un profesional tu aseguradora no podrá cubrir tu casa, la ciudad en la que vives seguramente te multará severamente y será muy probable que te dañes tú o alguien más (y termines en el hospital, con mucha suerte).

¡Mantén segura a tu familia! Encontrarás multitud de consejos e instrucciones en Internet que no son seguras y pueden hacer que sufras daños, electrocuciones o daños a tu casa. Asegúrate siempre de comprobar todo con un especialista antes de hacer nada que pueda ponerte a ti o tu familia en peligro. Algunas cosas comunes que no hay que hacer incluyen:

  • No conectar el generador directamente a la caja de fusibles.
  • No conectar el generador a una lavadora o secadora.

Haz que inspeccionen tu instalación. Esto es especialmente importante si no tienes experiencia de trabajo con elementos eléctricos. Te dará la tranquilidad de que tu familia está segura y de que en caso de que se produzca un incendio, tu compañía de seguros no podrá impugnar tu reclamación alegando una "instalación incorrecta del sistema".

PONER EN FUNCIONAMIENTO EL SISTEMA

  1. Coloca el generador lejos de tu casa. Coloca el generador con el cable que incorpora tan lejos como puedas de tu casa. Esto es para prevenir que tu casa pueda incendiarse en caso de que el generador falle. Es una norma básica de seguridad y no debes ignorarla.
  2. Conecta el generador al enchufe. Encaja las puntas del extremo del cable con los agujeros del cable del generador y enchúfalo. Seguramente tendrás que girar el enchufe para completar la conexión (normalmente unos 15 grados).
  3. Enchufa el cable de unión al generador. El generador tendrá un cable que usarás para conectarlo a tu casa. Enchúfalo, selecciona el voltaje que quieres (si puedes) y gíralo igual que hiciste con el otro extremo del receptáculo.
  4. Comprueba el motor. Comprueba que el acelerador del motor está en la posición correcta y que el motor tiene el suficiente combustible. Quizá necesites precalentar el motor con una bujía de precalentamiento dependiendo de tu lugar de residencia.
  5. Arranca el motor. Arranca el motor de tu generador siguiendo las instrucciones del fabricante.
  6. Conecta los sistemas. Ve a la caja de fusibles, desconecta la red principal y enciende el generador.
  7. Da la vuelta a los fusibles. Da la vuelta a los fusibles del sistema que has instalado, encendiendo todos lentamente, uno por uno.
  8. Vuelve a conectar la red principal. Para usar de nuevo la red principal, haz estas acciones pero a la inversa.

Te recomendamos contactar a los expertos de Jasan Generadores para obtener ayuda y asesoramiento profesional. Recuerda que el trabajo con elementos eléctricos es extremadamente peligroso. Si no estás seguro sobre qué hacer, es mejor que llames a los especialistas.

Fuente: es.wikihow.com